Artículos en medios: Actualidad del Sistema Interamericano de Derechos Humanos

A continuación reproducimos un artículo publicado por el Centro de Derechos Humanos Agustín Pro Juarez en los blogs del Univers

Si el año pasado fueron los casos Campo Algodonero y Rosendo Radilla los que confrontaron al Estado mexicano ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH) este año serán los de las mujeres indígenas Inés Fernández y Valentina Rosendo, así como el de los Campesinos ecologistas, Rodolfo Montiel y Teodoro Cabrera. De ellos ya hemos hablado en este espacio, pero ahora trataremos de definir el sistema ante el cual estas personas mexicanas exigen la justicia que el Estado mexicano les ha negado.

Para empezar hay que decir que el Sistema Interamericano de protección de los Derechos Humanos consta de dos órganos, mismos que son legitimados por la Organización de los Estados Americanos (OEA): la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Estas instancias de justicia tienen el propósito es velar por el respeto y la garantía de los derechos humanos en las Américas y, en particular, supervisar el cumplimiento de los Estados partes de la OEA de sus obligaciones internacionales adquiridas mediante la ratificación de los tratados regionales de derechos humanos.

Se dice que es un sistema subsidiario de los mecanismos de protección y sistemas de justicia de los gobiernos nacionales. Esto quiere decir que la implementación de leyes, políticas y prácticas para garantizar los derechos fundamentales de las personas -y el esclarecimiento, sanción y reparación integral de toda violación a éstos- es la responsabilidad de cada Estado; sólo cuando es evidente que un Estado no está cumpliendo con sus deberes en esta materia, las víctimas de violaciones de derechos humanos pueden elevar sus casos al Sistema Interamericano.

La Comisión Interamericana actúa como la primera instancia para las víctimas de violaciones a derechos humanos que deseen presentar sus casos ante el Sistema Interamericano. La Comisión decide si el caso es admisible; si admite el caso, posteriormente considera el fondo del asunto y emite sus conclusiones. Si la Comisión declara la responsabilidad del Estado por violaciones de derechos humanos y el Estado no implementa las recomendaciones de la Comisión para reparar las violaciones, la Comisión evalúa si el caso es susceptible de ser remitido a la Corte Interamericana, máxima autoridad judicial del Sistema.

Si efectivamente un caso es enviado ante la Corte, entonces ella se encargará de analizarlo minuciosamente para finalmente emitir una sentencia con carácter vinculatorio para el Estado parte. El momento en el cual el proceso es más visible es la audiencia de cada caso, cuando comparecen testigos y peritos para sustentar los alegatos de las partes en conflicto.

Este año ya hubo dos audiencias ante la Corte para las mencionadas Inés y Valentina. Los días 26 y 27 de agosto se llevará a cabo en San José Costa Rica la audiencia del caso de Rodolfo Montiel y Teodoro Cabrera. El Sistema Interamericano no sólo es una instancia legal, es la última esperanza de justicia para personas cuyos estados han tratado de olvidar y que nos dan una lección de paciencia y dignidad que debe de ser justamente valorada como lo que es: una aportación civil al desarrollo democrático de nuestro continente.

http://blogs.eluniversal.com.mx/weblogs_detalle11911.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: